El Parque de María Luisa

La Exposición Iberoamericana de 1929 fue un evento que marcó profundamente la arquitectura y el urbanismo de la ciudad, dejando huellas indelebles de gran belleza.

El Parque de María Luisa se transformó bajo la dirección del renombrado Forestier.

Destaca el Paseo de la Palmera, el más bello de Sevilla, el cual fue el eje de la Exposición jalonado por casas palacio y pabellones de distintos países como Cuba, Argentina, México, Santo Domingo, Estados Unidos, Chile, Perú...

Pero el monumento más importante que nos dejó la muestra es sin duda La Plaza de España, que fue el Pabellón de España para Exposición, y La Plaza de América, en la que hay tres edificios distintos: el Pabellón Real, el Pabellón Neo-Mudéjar y el Pabellón Renacentista.